Historia



Pastelería Rivera fue fundada por la Familia Rivera en el año de 1981. La primera sucursal se abrió en la colonia Vista Hermosa en Tlalnepantla, Estado de México. En sus inicios tenía un concepto muy sencillo, pues su único objetivo era vender pasteles artesanales con un gran sabor, así como ofrecer a sus clientes una línea de galletas y gelatinas totalmente caseras.

Fue hasta el año 2005 cuando Macrina Rivera Villagrán e hijos buscando hacer crecer la marca dio un giro por completo a la imagen de la Pastelería Rivera, con la apertura de la sucursal “Ensueños” en el Municipio de Cuautitlán Izcalli, Estado de México, con un concepto más vanguardista y colores que invitan al cliente a saborear la gran variedad de pasteles con sabores exclusivos, postres y galletas sin dejar a un lado la elaboración artesanal de cada uno de sus productos hacen que tengan ese sabor inigualable y una calidad de primer nivel.

Hoy por hoy Pastelería Rivera busca ser una empresa, con los más altos estándares en servicio al cliente y comunicación con sus empleados y consumidores, ofreciendo productos de calidad y un ambiente laboral seguro e higiénico. Actualmente cuenta con 7 sucursales en el Estado de México.

Pastelería Rivera siempre se ha preocupado por ofrecer a sus clientes productos de la mas alta calidad. Chocolate Turín es uno de los ingredientes utilizados para la elaboración de sus productos, el utilizar chocolate Turín ha ayudado a darle ese sabor característico de Pastelerías Rivera que lo diferencia de su competencia realzando la calidad de los pasteles que a los clientes tanto les gusta.

El objetivo de Pastelería Rivera es seguir creciendo e incrementar la apertura de nuevas pastelerías, manteniendo la calidad y el sabor en cada uno de los productos, así como un excelente servicio esto hará que las metas de Pastelería Rivera se cumplan.