¿Fondant o tradicional? ¿Qué tipo de pastel prefieres?

En algún momento de nuestras vidas, el pastel ha sido  parte fundamental de alguna celebración o acontecimiento importante, pero últimamente la mayoría de nosotros nos hemos preguntado a la hora de decidir ¿Qué pastel sería mejor llevar al centro de la mesa?, sin saber que existen muchas opciones de las cuales podemos elegir.

Empezamos a tener dudas desde el sabor, el color e inclusive el diseño, para muchos de nosotros es importante saber qué hay de moda en ese momento, y el fondant es una de esas variantes que últimamente está de moda, ¿Pero realmente sabemos sobre él?

¿Qué es un pastel de Fondant?

El Fondant es un tipo de “pasta comestible” elaborada a base de una mezcla de azucares, comúnmente utilizado para cubrir o decorar los  pasteles. Su origen es Norteamericano, a diferencia de la mayoría de la coberturas, es muy moldeable, por lo cual puedes enrollarlo, alisarlo (sin necesidad de aplicarlo con una espátula) o realizar diferentes figuras  y esculturas para  darle un aspecto elegante y profesional al producto.

Como el fondant es una pasta muy pesada, sólo se puede aplicar en pasteles que puedan resistirlas, es decir que  este tipo de cubierta funciona bien en pasteles secos, no es recomendable usarla en pasteles de 3 leches.

Pastel tradicional

Como todos sabemos un pastel es la combinación perfecta entre lo dulce, lo esponjoso,  y lo sabroso; normalmente lo utilizamos para momentos inolvidables, para alegrar el día, o simplemente por antojo.

Por lo tanto, el pastel de fondant es más vistoso, mucho más dulce (porque no estamos acostumbrados a este sabor),  y atractivo que un pastel tradicional, sin embargo el pastel tradicional es un clásico que no pasa de moda.

Ahora ya sabes la diferencia entre uno y otro, tu que eliges ¿Atraer visualmente y encantar el paladar? O ¿Un clásico que te enamora de principio a fin?